martes, 30 de junio de 2015

Diseña on-line tu jardín y el riego que necesita gracias a GARDENA

A continuación os presentamos una aplicación on-line muy interesante en la que puedes diseñar tu jardín con el riego necesario según las necesidades del diseño. En las que puedes iniciar del diseño de tu jardín de varios ejemplos que ofrece la aplicación. 

Lo mas interesante es que el programa genera el circuito de riego necesario  de forma automática en función del diseño que realices con el tipo de  plantas, árboles, césped, etc. que tienes en tu jardín, inclusive te genera una lista de compra con los artículos necesarios y los planos necesarios para la instalación con consejos para el montaje.  



El planificador de riego My Garden es una herramienta gratuita que calcula de manera automática la ubicación de los aspersores y de la tubería. Está basado en el Sprinklersystem GARDENA que ofrece un riego emergente para su césped. Los aspersores emergentes están colocados bajo tierra y conectados con tubería. A la hora de regar suben a la superficie y riegan exactamente donde se necesita. Una vez terminado, vuelven a bajar. Para saber cual es son los productos necesarios para instalar el Sprinklersystem en su jardín dibuje su jardín en My Garden. ¡Es así de fácil!

En este enlace  te detalla los pasos a seguir : http://www.gardena.com/es/vida-en-el-jardin/my-garden/


  • Todo es automático

    Los aspersores y los tubos de conexión se colocan de manera automática gracias a un programa avanzado. En dos clics su plan está hecho.
  • Lista de compra

    Imprima o enviase por mail su lista de compra y llevela a la tienda.
  • Obtener planos e indicaciones

    El planificador automático crea planos detallados y una lista de indicaciones para la instalación fácil de los productos en su jardín.
  • ¿Porqué necesito un sistema de riego enterrado?

    ¿Cansado de regar su césped a mano? ¿Desea más comfort y tiempo libre? Es el momento de pensar en un sistema de riego automático.

  • Más información:
    Fuente : Gardena. Herramientas de jardinería y sistemas de riego premium para el cuidado del jardín
  • www.gardena.com/es/

sábado, 27 de junio de 2015

Alta cocina con una Barbacoa Weber. Receta Àlex Suñé

Somos Distribuidores oficiales de las Barbacoas WEBER donde encontraras  numerosos modelos con diferentes tamaños con garantía de precios igualados a los que encontrares en Internet.


Toda una cocina para disfrutar al aire libre
La barbacoa que se utilizó en este reportaje es un modelo de gas Weber Genesis E-330, de los más completos de la marca. Estas barbacoas no solo ofrecen una gran superficie de cocción (66 x 49 centímetros) gracias a sus parrillas de hierro colado vitrificado, sino también un quemador adicional, la Sear Station, para asar carnes a alta temperatura. Están equipadas además con barras Flavorizer,un sistema exclusivo de Weber que revaporiza los jugos de cocción para mantenerlos intactos, al igual que los sabores.

Este modelo, como otros, admite una serie de accesorios que amplían de forma exponencial su versatilidad: asador giratorio, wok, piedra para pizza, soporte de cocción para pollo, ebelskiver (para hacer buñuelos daneses rellenos de frutas), barbacoa coreana, parrilla para marcar la carne y distintas planchas de hierro colado, incluida una redonda. Esto permite cocinar todo tipo de platos, postres inclusive.

Weber lleva perfeccionando la barbacoa desde 1952, año en que George Stephen lanzó la marca en Estados Unidos con la meta de conseguir un aparato de cocción perfecto. Los modelos que encontrarás en los centros de jardinería pueden ser de gas, a carbón o eléctricos. Los hay de diversos tamaños e incluso de sobremesa. Más información en www.weberstephen.es, donde hallarás recetas y mucho más.


Cuatro chefs y una barbacoa hacen delicias (1ª parte)


Que una barbacoa permite mucho más que asar chuletas o hamburguesas lo demuestran los cuatro cocineros que protagonizan este reportaje. Ricardo Sanz, Paco Morales, Àlex Suñé y Paolo Casagrande enseñan cómo hacer alta cocina al aire libre al pie de una parrilla. ¡Anímate a imitarles!


Hoy por hoy, la barbacoa ya ha vencido ese par de tópicos que la asociaban en exclusiva a las carnes a la parrilla y a la primavera y el verano. Nada más superado. En la actualidad, con la transformación de los espacios al aire libre de la casa en verdaderas habitaciones verdes y la extraordinaria evolución de aquellas simples cubetas para brasas hacia verdaderas cocinas para el exterior, una barbacoa no solo se puede usar todo el año sino también ser utilizada para elaboraciones de alta cocina. ¡Disfrute multiplicado!

Cuatro chefs y una barbacoa hacen delicias (1ª parte)

Así lo demuestran en cuatro cocineros de vanguardia — Ricardo Sanz (Kabuki Wellington), Paco Morales (AlTrapo Foodie), Paolo Casagrande (Lasarte Barcelona) y Àlex Suñé (Mil921 Restaurant)— al mando de una barbacoa Weber Genesis. El escenario: la terraza del Hotel de las Letras, en Madrid, y el Hotel Neri, en Barcelona. El desafío: reivindicar los ahumados, la cocción a la brasa y la pasión por las cosas bien hechas buscando sorprender como lo hacen día a día con sus comensales en sus restaurantes. El resultado: recetas tan creativas como sencillas y fáciles de hacer.
 Cuatro chefs y una barbacoa hacen delicias (1ª parte)
“Ahumar en barbacoa es un lujo celestial”, asegura Ricardo Sanz. El chef de Kabuki Wellington utilizó brasas de madera de cerezo para su receta.
Alta cocina en una barbacoa
Ricardo Sanz escogió un plato de inspiración japonesa basado en dos pescados azules —caballa y txitxarro— ahumados en la Weber sobre pequeñas brasas de madera de cerezo japonés. Paco Morales hizo del cerdo ibérico jugoso y en su punto, “un gran tesoro que tenemos en España”, la estrella de su receta. Paolo Casagrande, fiel a su clara apuesta por la “gastronomía de producto trabajada de forma fresca, divertida y atrevida” que le ha valido a Lasarte Barcelona dos estrellas Michelin, llevó a cabo una elaboración con ostras templadas unos pocos segundos sobre las brasas como protagonistas. Y Àlex Suñé consiguió darle el punto justo a los tacos de atún para lograr unos cortes muy dorados por fuera y crudos por dentro, y acompañarlos con berenjena ahumada a las brasas de manzano. Una estimulante invitación a vivir experiencias gastronómicas en el agradable entorno de una terraza o un jardín.  

Agradecemos su colaboración a Weber-Stephen Ibérica, Joan Muro, de The Wall’s House, Kabuki Wellington, AlTrapo Foodie, Mil921, Lasarte Barcelona, Hotel de Las Letras (Madrid), Hotel Neri (Barcelona), Respol, Los Peñotes Centro de Jardinería y Garden Center La Noguera.

Más información:

Fuente : La revista Verde es Vida www.verdeesvida.es


 “La mejor receta es la pasión”. Con esta frase se retrata el joven cocinero Àlex Suñé (en la foto), de Mil921 Restaurant, Barcelona, que ha utilizado la barbacoa para asar atún. Copyright: Marc Pairot
Tataki de atún, berenjena ahumada con teriyaki y mayonesa de wasabi
Tataki de atún, berenjena ahumada con teriyaki y mayonesa de wasabi
Receta de Àlex Suñé, chef de Mil921 Restaurant.
Ingredientes para 4 personas:
• 400 gr de lomo de atún
• 2 berenjenas medianas
• 20 cl de salsa Teriyaki
• 1 huevo de corral
• 20 cl de aceite de oliva suave
• 1 gr de wasabi en polvo
• Virutas de madera de manzano Weber
• Sal Maldon
• Shiso morado

Preparación:
1. Asar las berenjenas a fuego suave y aprovechar para introducir las virutas para el ahumado, dejándolas unos 10 minutos.
2. Retirar las berenjenas y dejarlas enfriar envueltas en papel de plata.
3. Hacer la mayonesa con el huevo y el aceite suave e incorporarle el wasabi en polvo para emulsionarlos conjuntamente.
4. Rellenar con la mayonesa de wasabi un biberón de cocina y reservar en frío.
5. Mojar las berenjenas en salsa Teriyaki y dejarlas reposar 5 minutos.
6. Cortar el lomo de atún en cuatro partes iguales y ponerlas a asar en la barbacoa Weber a fuego muy fuerte, controlando la cocción. Debe quedar dorado por fuera y crudo por dentro.
7. Cortar el atún en finas láminas.
8. Para la presentación, pintar una línea de salsa Teriyaki en el plato con un pincel. Poner encima un trozo de berenjena ahumada y los lomos de atún. Decorar con la mayonesa de wasabi, sal Maldon y las hojas de shiso morado.
Foto: Marc Pairot

miércoles, 24 de junio de 2015

¿ Viajar con la mascota ? ó dejarla en nuestro Hotel-Guardería de mascotas.

¿ Qué vas a hacer este verano con tu perro,  gato o pequeñas mascotas? Dejarlo en casa de un familiar o un conocido puede ser a veces la solución.  


Otra solución es nuestro Hotel-Guardería para pequeñas Mascotas  servicio que tenemos en la  tienda  desde hace mas de 5 años, y que cada año mas personas confían en nosotros.  Para los perros y gatos recomendamos el Hotel Centro Canino Jolasten regentado con nuestro colaborador Iñigo en las jornadas de adistramiento y educación. 


Pero si has decidido viajar con tu amigo de cuatro patas, ten en cuenta estos detalles.

El coche es el medio de transporte más habitual para viajar con una mascota. Si se trata de un perro, deberás llevarlo en el asiento trasero o, si el coche es familiar, en la parte de atrás, pero separado del resto de los ocupantes mediante una red que le impida acceder a la parte delantera y entorpecer la conducción.

Si viajas con tu mascota de vacaciones, recuerda que en tu centro de jardinería encontrarás transportines, juguetes, pienso...
Los gatos se adaptan fácilmente a una bolsa de viaje con rejilla y orificios que le permitan respirar sin dificultad (las hay en distintos modelos en muchos centros de jardinería). Para que se mantenga entretenido puedes procurarle un juguete: una pelota, un muñequito... En ningún caso debe acomodarse al animal en el maletero.

Mucha agua y nada de comida
Sea gato o perro, es preferible que no coma nada antes del viaje, ya que podría vomitar. Solo debes darle agua y toda la que quiera.

A lo largo del trayecto deberás parar de vez en cuando: los perros, como los humanos, no pueden hacer demasiados kilómetros seguidos sin descansar y, sobre todo, estirar las piernas. Cuando bajes al gato, mantenlo dentro del transportín o sujeto con un arnés. Aprovecha las paradas para darles de beber. Como es frecuente que en los restaurantes de carretera no se permita la entrada de mascotas (si se trata de un gato o un perro pequeño, a lo mejor lo consienten si va dentro de la bolsa de viaje), procura dejarlo atado fuera del coche. Si no fuera posible, asegúrate de que aparcas en la sombra (ten muy en cuenta el recorrido del sol) y deja las ventanillas entreabiertas, asegurándote de que recibirá aire suficiente; no olvides quitarle el collar y la correa para evitar un estrangulamiento a causa de un imprevisto.

¿Se admiten mascotas?
Si durante el viaje vas a parar en hoteles, infórmate de antemano si admiten mascotas. Si tu acompañante es un gato, con más razón: es más fácil encontrar hoteles que acepten perros, que gatos. La ventaja es que al ser un animal pequeño, que cabe en un transportín, en muchos dejan tenerlo en la habitación; en este caso, no te olvides de bajar su caja de arena, que podrás colocar en el cuarto de baño.

Respecto a la comida, procura llevar pienso seco, que no se estopea y alcanzará para muchos días. Marcas como Royal Canin ofrecen recipientes de viaje para llevar el pienso, con una tapa que sirve para darle de beber. Si se queda sin comida, recuerda que en los centros de jardinería hallarás las mejores marcas.

En autocar
Si quieres viajar en autocar con tu mascota, debes saber que no te dejarán llevarla contigo, sino en la bodega junto con las maletas, en un transportín adecuado que tendrás que proporcionar tú. Solo se admite un animal por autocar y paga el 50% del precio del billete. La excepción son los perros lazarillos.

En ferry 
Si vas a coger un ferry, ten en cuenta que hará la travesía en unas jaulas habilitadas, en general, en la cubierta; suelen destinarse especialmente a perros, de modo que los gatos pueden pasarlo bastante mal. Con el permiso de la tripulación, los propietarios pueden visitar a su mascota y darle agua o de comer. 

En algunos barcos permiten que los animales viajen en cubierta, siempre que sea en compañía de su dueño, estén sujetos con correa y bozal, y permanezcan tranquilos. En ningún caso los animales deben permanecer en los vehículos aparcados en el garaje. A la hora de embarcar o desembarcar, deberán hacerlo dentro de un transportín o atados con una correa. Las navieras exigen que el dueño lleve la cartilla sanitaria de la mascota. Algunas navieras las transportan gratis, aunque piden que, al hacer la reserva, se anuncie que se llevará el animal. En otras, la tarifa varía según la línea. El transporte de perros lazarillos es gratuito y pueden viajar en los salones o camarotes junto a su dueño.

En tren
Respecto a Renfe, solo admite la presencia de animales en los trenes siempre que no superen los seis kilos de peso y vayan en un transportín en compañía de su dueño de dimensiones que no excedan los 60 x 35 x 35 centímetros. El precio del billete y las condiciones varía según la línea. Es importante avisar a la compañía de que se viajará con el animal, ya que en algunos casos se establecen máximos.




 Los perros han de viajar en el asiento trasero del coche. Si es familiar, en la parte de atrás, pero separado del resto de los ocupantes mediante una red que le impida entorpecer la conducción. Copyright: Darryl H y Wugging Gavagai
Volando voy...
Volando voy...
Según la normativa de IATA (Asociación Internacional de Transporte Aéreo), solo podrán viajar en la cabina gatos o perros pequeños, es decir animales que quepan en una bolsa de viaje de unas medidas máximas, y que en total (mascota + bolsa) no superen los ocho kilos; algunas compañías aéreas venden cajitas impermeables especiales. Solo los perros lazarillos quedan exentos de estas normas. 

Los animales que viajan en la bodega deberán ir en unas cajas específicas, acordes con la normativa de IATA, que se adquieren a las propias líneas aéreas. El transporte del animal debe ser autorizado por la oficina de reservas. No paga billete, pero tanto si viaja en cabina como en bodega se le aplicará la tarifa de exceso de equipaje. 

Si va a salir de España deberá llevar el pasaporte veterinario en regla.

Las aerolíneas de bajo coste no suelen admitir mascotas, excepto perros guía.

domingo, 21 de junio de 2015

¡ Ongi Etorri Uda ! !Bienvenido Verano! disfruta de tu espacio Verde

Hoy empieza el mejor periodo del año para disfrutar de tu espacio verde, por muy pequeño que sea tu balcón, terraza, jardín  llénalo  de naturaleza con plantas y flores.

En nuestra tienda Mundo Verde Garden Center  encontraras todo lo necesario para crear tu rincón de naturaleza y vida con un asesoramiento profesional y a los mejores precios.   #disfrutadelasplantas

Pérgolas y cenadores: rincones con encanto

e ladrillo, madera, piedra, hormigón o metal, sólo se necesita instalar una pérgola o cenador en el jardín, amueblarlo y decorarlo, para crear un ambiente recogido e idílico en nuestra propia casa. Las plantas trepadoras harán el resto: rosales trepadores, glicinias, bignonias, clemátides...
Inspiradas en las estructuras típicas del jardín mediterráneo, las pérgolas representan una buena opción para ampliar la casa hacia el exterior y ganar espacios de calidad de vida. Se pueden utilizar para transformar una amplia terraza en un rincón acogedor, habilitar un porche sumamente agradable, o crear rincones encantadores dentro del propio jardín, estancias propicias para relajarse o comer en el exterior y, además, a resguardo del sol, la lluvia y el viento. Las pérgolas, quioscos y cenadores son estructuras ideales para lograrlo.

Las pérgolas no solo protegen del sol y el calor, sino que también sirven para crear zonas íntimas en el jardín. Los materiales, colores y formas multiplican las opciones.
Qué estructura escoger
Para escoger el modelo de pérgola más adecuado, conviene tener en cuenta, por un lado, los materiales que mejor se adaptan al estilo decorativo de la casa y, por otro, las dimensiones adecuadas en función del espacio disponible. También habrá que pensar en las variedades de plantas y flores más recomendables.

Si se dispone de poco espacio, lo más conveniente es optar por un modelo de pérgola a modo de porche, es decir, que se apoye en una pared de la vivienda. Pero, además, las pérgolas constituyen un excelente recurso para cubrir senderos.

Si se busca un diseño más ligero, se puede recurrir a los emparrados en arco, una solución idónea para crear paseos sombreados. Se trata de estructuras simples de hierro, de forma curva, que se pueden anclar directamente sobre el terreno mediante pernos a pilares de madera o hierro. Se unen unos a otros mediante distanciadores, también metálicos, en los que se enredan las plantas.

En el caso de tener espacio suficiente, se puede elegir otro tipo de estructuras independientes, y más completas, como los quioscos y cenadores. Se pueden colocar en el centro o un rincón del jardín, y ganar con ello un espacio para un comedor, una sala de estar o un chill out, protegidos del sol por lonetas, cañizo o plantas trepadoras.

Qué materiales elegir
Metales como el hierro y el aluminio, o la madera en una amplia variedad de acabados —pino, abeto rojo, nogal, caoba, castaño, pino—, e incluso pintada de colores: las posibilidades son muy amplias y decorativas, para adaptarse al ambiente que se pretende crear. Cualquiera de estas estructuras se venden en los centros de jardinería convenientemente tratadas contra la corrosión. Por ejemplo, los metales se acaban con un galvanizado y las maderas se tratan al autoclave.

Lo que condiciona sobremanera la elección del material es el estilo o decoración de la casa. El hierro o la forja, normalmente pintados con pintura de color grafito, suelen emplearse en ambientes de corte clásico, mientras que el aluminio, más ligero que el anterior, encaja mejor en espacios contemporáneos. La madera casa con cualquier estilo, pero sobre todo se suele utilizar en decoraciones más cálidas y rústicas. Una buena idea para crear un rincón acogedor y sofisticado consiste en remarcar el efecto decorativo de los quioscos de forja cubriéndolo con gasas o plantas trepadoras.

Todos los complementos
Las posibilidades de montaje y, por tanto, de formatos y dimensiones son casi ilimitadas. Los centros de jardinería son los que mejor podrán asesorarte sobre qué elementos necesitas. Pero, aún así, es importante que sepas que, además de la estructura, la pérgola o el quiosco exigen unos pilares de soporte —que pueden ser de piedra, madera, hierro, hormigón o incluso toba—, a los que van a sujetarse.

Existen diferentes tipos de cubiertas: las más sencillas pueden llevar esteras de cañizo, toldos o lonas impermeables (de poliéster recubierto con PVC) y enrollables, imprescindibles para crear zonas de sombra y proteger de la lluvia, el sol y la humedad. Es aconsejable desmontarlas durante el invierno, sobre todo en zonas donde acostumbra a nevar.

Pero si se busca una protección más eficaz y permanente, pueden usarse materiales más rígidos como madera, tejas de barro, chapa galvanizada, tela asfáltica o cubierta de policarbonato, un material que refleja los rayos del sol, evita el exceso de luminosidad y garantiza el aislamiento térmico. En los laterales de estas estructuras se suelen instalar celosías de diseños reticulares, en forma de rombo, con ventanas ovales... Están disponibles en múltiples tamaños: de 53 x 115,5 centímetros, de 177 x 177 centímetros... Pueden ser de PVC, madera, hierro... y aseguran una buena protección, no solo para completar una pérgola, sino también para crear un rincón acogedor y fuera de las miradas indiscretas. Además, sirven para sujetar jardineras o ménsulas, que suelen ir a juego.

Un alternativa más ligera a las celosías son las cortinas de lona perimetrales. Conviene elegirlas de Dralon y algodón sanforizado, tejidos que resisten bien la intemperie y no se decoloran ni encogen.

Más información:
Fuente : La revista Verde es Vida www.verdeesvida.es
 Una pérgola de madera, y un rosal trepador: perfecta para la entrada de la casa o un sendero sombreado. Copyright: Jess Beemouse
Las plantas trepadoras: un complemento indispensable
Las plantas trepadoras: un complemento indispensable
El carácter ornamental de estas estructuras de exterior depende también de una acertada y vistosa selección de trepadoras. Desde la clásica parra a una bonita bignonia, son muchas las que pueden lucir en una pérgola. Rosales y buganvillas, variedades olorosas como el jazmín y la madreselva, unos racimos colgantes de glicinia (en la foto), resultan muy apropiados. Tampoco hay que olvidar la hiedra, muy resistente al frío y tan densa que protege de las miradas indiscretas, o la pasionaria, que además brinda unos frutos muy decorativos amarillos o anaranjados.
Foto: Mille d’Orazio
A la sombra de un emparrado
A la sombra de un emparrado
La terraza de la casa de Pierre Bergé en el sur de Francia está cubierta por un emparrado de glicinias.
Foto: Hortulus
El color de la hiedra
El color de la hiedra
La hiedra ofrece una atractiva alternativa a las trepadoras de flor. En la foto, una parra virgen (Parthenocissus quinquefolia) en pleno otoño.
Foto: Mille d’Orazio

sábado, 20 de junio de 2015

Oferta Substrato Profesional Compo 80 Lts. Promoción 40 años contigo. Descuento 50% en ropa para Perros

Sábado 20 y Domingo 21 de Junio  tenemos la siguiente oferta por nuestro #40aniversarioGardenSopelana.


Substrato Profesional Compo 80 Lts. idóneo como complemento tanto para huerta  y plantas ornamentales.
                    
                P.V.P: 10,95 €     pvp antes :14,95€




miércoles, 17 de junio de 2015

Detecta y corrige las carencias de tus plantas

Esperamos que con este articulo sirva como formación de 

 nociones básicas para saber interpretar las carencias de las plantas y los factures que le influyen en el día a día.   


¿Las hojas de tus hortensias, gardenias o limoneros se ven descoloridas? ¿Ha perdido su tono verde oscuro el follaje de tu camelia? ¿Por qué se han vuelto marrones las puntas de las ramas de tus coníferas? ¿Quieres que tus hortensias vuelvan a dar flores azules? Todas estas preguntas apuntan a carencias en la nutrición de estas plantas. Si identificas los síntomas podrás ponerles remedio.

Como todos los seres vivos, para gozar de buena salud y desarrollarse correctamente, las plantas necesitan una serie de nutrientes, que han de obtener del suelo. Las formulaciones NPK que aparecen en el etiquetado de los fertilizantes que les aportas para enriquecer el sustrato indican el porcentaje de los tres macronutrientes primarios que las plantas requieren en cantidades importantes: nitrógeno (N), fósforo (P), potasio (K). También incluyen magnesio y azufre, que junto con el calcio, constituyen los macronutrientes secundarios. Los fertilizantes contienen también pequeñas cantidades de micronutrientes: hierro, cinc, cobre, boro, manganeso, molibdeno... Cada uno de estos elementos químicos cumple una función diferente y complementaria en el metabolismo de las plantas. Tanto su ausencia como su sobreabundancia tienen consecuencias negativas para su salud y aspecto.

Los correctores de carencias aportan esos elementos que la planta echa en falta para estar saludable. Debes utilizarlos como complementos de los abonos, ya que no los sustituyen.
En general, el tipo de planta, su tamaño y su ciclo biológico, entre otros parámetros, determinan sus necesidades de nutrientes. Pero, además, el pH del suelo cumple un papel clave para que la absorción se produzca correctamente. En general, el pH ideal para el cultivo se sitúa entre 5,5-6,5, con algunas excepciones, como las plantas acidófilas (fíjate en el texto sobre la clorosis al final de la columna de la derecha), que requieren un pH más bajo.

Plantas deslucidas, ¿por qué?
Los fertilizantes o abonos complejos incluyen los macro y micronutrientes necesarios en una fórmula equilibrada, de modo que si los aplicas en la dosis y frecuencia indicadas, la planta debería ofrecer un aspecto saludable y desarrollarse bien. Unas plantas bien nutridas no solo se ven espléndidas, sino que también soportan mejor el estrés por frío o calor y son más fuertes ante el embate de plagas y enfermedades. Sin embargo, ¿por qué a veces no sucede así?
• ¿Les estás dando abono? A lo mejor no les estás aportando abono o fertilizante, no les das la dosis que necesitan (tan negativo es quedarse corto como excederse), o no lo estás haciendo con la periodicidad necesaria.
• ¿Les das el fertilizante adecuado? También puede ocurrir que el producto que estás utilizando no se ajuste a las necesidades de tus plantas. Por ejemplo, estás dándoles un fertilizante universal cuando tu planta tiene unas necesidades específicas. En el caso de las plantas de interior o el césped, el fertilizante debería ofrecerles mayor cantidad de nitrógeno; en el de las plantas que producen flores y frutos, una dosis mayor de fósforo y potasio; en el de los cactus y crasas, una fórmula con menor proporción de nitrógeno y mayor de potasio para que sean más resistentes y las flores tengan colores más vivos, y altas cantidades de magnesio, que protege las raíces contra la pudrición. En tu centro de jardinería encontrarás una gama cada vez mayor de abonos específicos: para geranios, orquídeas, rosales, cactus y crasas, acidófi las, coníferas, hortalizas, cítricos, frutales, palmeras, césped, bonsáis, plantas de interior...
• ¿El suelo tiene el pH adecuado? La presencia de cal en el suelo y en las aguas de mala calidad, algo habitual en muchas regiones de España, eleva el pH del sustrato, lo que provoca que muchos de los nutrientes que aportas mediante la fertilización no se disuelvan en el agua y, por tanto, la planta no pueda absorberlos. Es lo que sucede concretamente con el hierro y produce clorosis, sobre todo en las acidófilas. En las zonas de aguas duras es mejor utilizar para el riego agua de lluvia o descalcificada.

Cómo reconocer los síntomas
¿Cómo sabes si tu planta tiene carencia de nutrientes?
• Si detectas anomalías en las hojas viejas, normalmente las de la parte inferior de la planta, probablemente le esté faltando algún macroelemento. Asegúrate de que les estás aportando el fertilizante adecuado y con la frecuencia correcta. O comprueba el pH del suelo (mezcla dos tercios de agua destilada con uno de su tierra, sumerge una tira de papel de tornasol y observa la reacción: la acidez la tiñe de rojo y la alcalinidad, de azul); si el pH es demasiado alto deberías renovar el sustrato e intentar mejorar la calidad del agua de riego.
• Si los primeros síntomas se manifiestan en los brotes y hojas nuevos, normalmente quiere decir que le está faltando algún microelemento. Si estás aplicando un abono universal significa que los microelementos que contiene sufren la interferencia que provoca un pH alto del suelo. Para solucionar estos problemas de forma rápida existen los correctores de carencias, que aportan esos elementos que la planta echa en falta. Debes utilizarlos como complementos de los abonos, ya que no los sustituyen.

Nuestro agradecimiento a David González, responsable técnico de Compo Iberia por su asesoramiento y supervisión de este artículo.


Más información:
Fuente : La revista Verde es Vida www.verdeesvida.e
 El tono amarillento entre las nervaduras, que se mantienen verdes, de esta rama de jazmín revela que la planta está sufriendo clorosis férrica: el pH elevado del suelo le impide absorber el hierro. Copyright: Scot Nelson
Correctores de carencias genéricos
Correctores de carencias genéricos
Para recuperar las plantas con aspecto débil, hojas pálidas o amarillentas (como en el bambú de la foto) y flores descoloridas, existen los correctores genéricos, que aportan una dosis extra de micronutrientes que complementan la acción de los abonos. Contienen microelementos quelatados para favorecer su absorción. Son ideales para aplicar a comienzos de la primavera.
Foto: Mille d’Orazio
¿Quieres hortensias azules?
¿Quieres hortensias azules?
Aunque las hortensias son naturalmente rosadas o blancas, se observó que se volvían azules en los suelos naturales muy ácidos con presencia de aluminio. No se trata propiamente de una carencia, pero si tus hortensias han perdido esa tonalidad puedes recuperarla tratándolas con un azulador (aplícalo de febrero a julio para tener éxito). Este producto no solo contiene aluminio sino también quelatos de hierro, y además acidifica el agua de riego y el sustrato. 
Foto: Mille d’Orazio
¿Lucen puntas marrones tus coníferas?
¿Lucen puntas marrones tus coníferas?
Algunas veces aparecen coloraciones marrones en las puntas de las ramas de los pinos (en la foto), cipreses, abetos, tuyas... por falta de magnesio. Los correctores antiamarronamiento de las coníferas contienen sulfato de magnesio y actúan de forma preventiva y curativa. Activan también la formación de hojas verdes gracias a su aporte de hierro. 
Foto: Istockphoto
Quelatos de hierro para la clorosis
Si las hojas jóvenes de tus hortensias, camelias, gardenias y acidófilas en general, pero también de los cítricos y otras plantas... lucen un tono amarillento entre las nervaduras, que se mantienen verdes, es que están sufriendo clorosis férrica: el pH elevado del suelo les impide absorber el hierro. El hierro quelatado es un corrector de esta carencia, ya que puede ser absorbido por la planta sin dificultad. Es una mejor opción que aplicar sulfato de hierro.

lunes, 15 de junio de 2015

Tortuga una mascotas especial para el hogar o jardín

Las tortugas Ninjas son héroes de acción. Pero las de verdad son más bien lentas, como la de Mafalda, que se llama Burocracia,aunque al mismo tiempo vitales, activas y muy longevas. De tierra o de agua, no son difíciles de cuidar, pero requieren algunas atenciones.

Sean terrestres o de agua dulce o salada, todas las tortugas tienen en común que su cuerpo está encerrado en una envoltura ósea muy resistente, que las protege: el caparazón. No tienen dientes y su boca forma un pico similar al de las aves. Son reptiles que pertenecen al orden de los quelonios.

La tortuga de Florida, o de orejas rojas, exige una dieta variada y un acuario para tortugas suficientemente grande y confortable para vivir mucho y sana, con un espacio fuera del agua para descansar, secarse y calentarse.
Hoy, la tortuga más común como mascota en los hogares españoles es la Pseudemys scripta elegans,también llamada tortuga de Florida, o de orejas rojas. Es de agua dulce y presenta unos atractivos dibujos coloreados en el caparazón, y manchas rojas a ambos lados de la cabeza. Son ágiles, activas y vitales, dentro de lo que cabe esperar de una tortuga. Las beneficia el contacto con los dueños, pero no deben estar mucho tiempo fuera del agua: media hora es lo suyo. Se trata de un animal delicado, que en casa necesitará un tortugario suficientemente grande para estar confortable (ver texto al final) y con un espacio fuera del agua para descansar, secarse y calentarse. 

Originarias como son de una región tropical y en su condición de reptiles, necesitan calor y luz del sol para sintetizar el calcio y fabricar vitaminas muy necesarias para mantenerse saludables. Una correcta alimentación prevendrá enfermedades, con lo que vivirán más años. Son omnívoras: conviene combinar piensos especiales (los encontrarás en tu centro de jardinería) con piezas de pescado crudo, como los boquerones, mejor sin limpiar para que aprovechen el calcio (clave para su caparazón) de las raspas, espinacas y hortalizas, como zanahorias cocidas, en especial cuando se van haciendo mayores. La gamba gamaro que tanto les gusta no puede convertirse en su alimento fundamental. Cuando son pequeñas comen tres veces al día; luego se pueden espaciar las comidas hasta dos o una vez al día.

Las tortugas de jardín
Las tortugas terrestres necesitan un jardín para moverse a sus anchas; un piso o apartamento no les ofrece contacto con la naturaleza, pero pueden adaptarse a un terrario. En cualquier caso, aparte de espacio para deambular, necesitarán un bebedero plano y sólido (que no pueda volcar), donde probablemente también se refrescará, y un lugar protegido donde cobijarse. En los jardines suele esconderse bajo las hojas secas o entre las plantas.

La tortuga de jardín más común es la de Caja (Cuora amboinensis), de origen malayo, con varias subespecies; es omnívora cuando joven y herbívora en la madurez. La tortuga radiada de Madagascar (Geochelone radiata) destaca por los bellos dibujos geométricos de su caparazón. La tortuga griega o mora(Testudo graeca), la más común en Europa, es especie protegida en muchos países. Estas dos últimas son herbívoras. Las tortugas de jardín suelen ser muy apreciadas y sólo deben adquirirse en establecimientos de confianza.

La dieta de las tortugas debe ser equilibrada: los piensos deben complementarse con frutos y verduras frescos (no todos son aptos: conviene asesorarse). Y hay que tener en cuenta que en un jardín no se privarán de mordisquear algunas plantas.


CÓMO DEBE SER UN ACUARIO PARA TORTUGAS
El tamaño del tortugario deberá ser proporcional a la cantidad de ejemplares que vivan en él, pero, además, equipado con una serie de elementos que les aseguren las condiciones ideales para vivir. Además de agua suficiente para sumergirse por completo, pero que le permita salir a respirar con facilidad, es imprescindible una pequeña playa de suelo firme. También es convenente un pequeño plafón que las provea de luz, calor y rayos UVA (son dos tubos). Un calentador de agua dotado de un termostato sumergible permitirá mantener la temperatura entre los 20 y 25 grados (no más de 28). También hará falta un filtro que elimine los trocitos de comida y las heces que caen al agua, caso contrario será necesario cambiarla cada dos o tres días; muchos filtros oxigenan y remueven el agua a la vez que la purifican. Si se utiliza la del grifo conviene tratarla para eliminar el cloro y otras sustancias. En los centros de jardinería encontrarás todo lo necesario.

 La de Florida o de orejas rojas es hoy la tortuga más común como mascota en los hogares españoles. Agradece el contacto humano, pero no puede estar fuera del agua más de media hora. Copyright: Strevo
Tortuga griega o mora
Tortuga griega o mora
La tortuga Testudo graeca es la más común en Europa. Es especie protegida en muchos países.
Foto: Alastair Rae
Tortuga radiada de Madagascar
Tortuga radiada de Madagascar
La Geochelone radiata es una de las tortugas terrestres más atractivas por los dibujos de su caparazón. 
Foto: Frank Vassen
La tortuga de Caja
La tortuga de Caja
La tortuga de jardín más común es la de Caja (Cuora amboinensis), de origen malayo, con varias subespecies.
Foto: Denise Chan