jueves, 4 de septiembre de 2014

Taller con maestro japonés en Bonsai Center Sopelana

En Bonsai Center Sopelana han organizado un taller con el joven maestro japonés Taiga Urushibata, durante todo un día estará a disposición de los asistentes para trabajar, enseñar y mostrar su técnica.

Es imprescindible la pre-inscripción por ello os avisamos con tanta antelación y seguiremos recordándolo en los próximos meses.

Para inscribiros o recibir más información podéis llamar al 94 676 16 14 o escribir a bonsaicenter.sopelana@gmail.com.






sábado, 30 de agosto de 2014

Cursos de jardinería Mundo Verde

Os dejamos la programación de cursos para los próximos meses. Como siempre podéis apuntaros por teléfono, 902 656 634, o a través del mail, cursos@mvgarden.com

El precio es de 7 € para los socios del Club Mundo Verde y de 20 € para aquellos que no sois socios.

Para más información, visitad nuestra web.


viernes, 29 de agosto de 2014

Vótanos como el mejor Garden Center de España!!





La revista Garden Magazine organiza un concurso para elegir el mejor Garden Center de España, todos nuestros clientes, fans y amigos podéis votarnos en el siguiente link;

http://premiosgardenmagazine.com/casa-reina


Muchas gracias por participar!!!!!!

jueves, 28 de agosto de 2014

Peces: tratamiento de infecciones por hongos





Los hongos son organismos descomponedores presentes en todos los acuarios. Tienen un papel importante para la higiene ya que procesan productos de desecho, como los excrementos de los peces.

Si la mucosa está intacta, los hongos son inofensivos para los peces, ya que ésta los protege eficazmente contra la penetración de las esporas, el estadio reproductivo de los hongos.

No obstante, si la mucosa está dañada, a causa de heridas o de afecciones por parásitos, las esporas pueden fijarse en la piel y germinar.

En los peces ya afectados también puede infestar zonas sanas de la piel y órganos internos e incluso causar la muerte del pez.

Las temperaturas del agua demasiado bajas estimulan la invasión de hongos.

Por todo lo anterior, ya al detectar los primeros raspones en la piel hay que tratar con productos preventivos para el agua del acuario, además estos preparados suelen llevar componentes protectores de las mucosas que sellan rápidamente las pequeñas heridas.


Fuente: SERA

miércoles, 27 de agosto de 2014

Recupera tus plantas de interior



¿Has encontrado tus plantas de interior dañadas o apagadas a tu vuelta de vacaciones? Si les aplicas la terapia adecuada muchas de ellas podrán recuperarse. 
Si durante tu ausencia por vacaciones las plantas han sufrido por falta de atención y te las has encontrado mustias o faltas de vida y las puntas de las hojas secas o llenas de manchas, deberás iniciar de inmediato un tratamiento de recuperación. ¿Cómo? Lo primero es establecer un diagnóstico y obrar en consecuencia. Lo siguiente, practicar los cuidados adecuados durante el otoño y el invierno. Así recuperarán su vigor.

Las plantas suelen sufrir por falta de agua, pero también por exceso. Uno y otro problema tienen solución siempre y cuando el daño no haya superado el punto de no retorno.
Dianóstico: sequedad
Tierra seca, un hueco entre el sustrato y las paredes del tiesto, hojas marchitas y lacias, arrugadas o caídas... son síntomas inequívocos de que la planta ha sufrido sed. Si no se ha secado por completo, todavía puede haber solución. 
• Elimina las hojas marchitas y caídas y las flores secas.
• Sumerge el tiesto en un barreño con agua o en la bañera hasta que la tierra se empape y vuelva a hincharse; es decir, cuando dejen de salir burbujas.
• Retira el tiesto del agua, deja escurrir un rato, y remueve la superficie de la tierra para que las raíces se aireen, pero cuidando de no romperlas.
• Quita pacientemente con un trapo húmedo el polvo y la suciedad que se ha acumulado en las hojas. Si son muy finas, pulverízalas con agua.
• Recorta las puntas de las hojas secas. 

Diagnóstico: ahogamiento
¿La persona a la que le encomendaste tus plantas en tu ausencia ha utilizado la regadera con más frecuencia de la necesaria? Si es así, encontrarás la tierra empapada y con verdín en la superficie, las hojas lacias o con manchas marrones por el ataque de hongos, nuevos brotes caídos, tallos blandos y frágiles, señales de podredumbre en las raíces... Este problema tiene peor solución que el anterior, pero merece la pena intentar la cura.
• Extrae la planta de la maceta con cuidado de no dañar las raíces.
• Envuelve el cepellón con papel de cocina para que absorba el exceso de agua. Déjalo así hasta que se evapore el líquido.
• Una vez seco el cepellón devuélvelo al tiesto con tierra nueva.
• No lo riegues hasta pasados unos días.

La mejor medicina, la prevención
Para mantener las plantas de interior sanas, lo principal es el equilibrio entre el agua que reciben y la temperatura. El exceso de agua propicia la aparición de enfermedades criptogámicas que producen manchas en las hojas y podredumbre en las raíces y tallos. Al menor síntoma deberás tratar la planta con el producto fitosanitario adecuado (consulta en tu centro de jardinería).
También es bueno limpiar el polvo de las hojas una vez cada 15 días. Se usa un paño humedecido con agua para las de gran tamaño. Si tienen hojas vellosas —Begonia rex, Saintpaulia—basta con pasar un pincel o cepillito suave y limpio. 
Las flores no se deben mojar al regar ni pulverizar con agua.

Y el próximo verano...
Si ya has aprendido la lección y no quieres que tus plantas vuelvan a sufrir durante tus vacaciones, opta por un buen sistema de riego: maceteras con autorriego, conos porosos, dispensadores individualizados, geles, mantas de riego, etcétera. 

martes, 26 de agosto de 2014

Secretos del "idioma gato"


Cuando ronronea, pero también cuando se pone tenso y busca zafarse de tus brazos. Cuando cumple sus rituales de comunicación contigo, pero también cuando bufa. Con todos estos gestos y actitudes el gato está hablando. Saber interpretarlos es esencial para mantener la mejor relación con él.
“Los gatos son muy suyos”: la frase no por tópica es menos cierta. El gato ha padecido y padece la eterna comparación con el incondicional perro. Sin embargo hoy en día reina en muchas casas. Y decimos reina con todas las letras: la territorialidad, el sentirse propietario de lo que le rodea, es una de las características del gato y la clave de gran parte de sus comportamientos.

La territorialidad, el sentirse propietario de lo que le rodea, es una de las características del gato y la clave de gran parte de sus comportamientos.
Comprender ese rasgo de su personalidad y otros tantos que lo hacen tan singular, saber que estádiciendo el gato con sus actitudes y comportamientos, y cómo hablarle para que se conduzca de una manera determinada, contribuirá a una buena y feliz convivencia. El primer Mini Diccionario bilingüe Español/Gato Gato/Español, firmado por el veterinario Jean Cuvelier, ayuda a decodificar el idioma gato y, en el sentido inverso, a saber cómo explicarle las cosas.

“¿Que por qué me pongo furioso?”
Haberlo separado demasiado pronto de la madre (ver La escuela de mamá gata en la columna de la derecha), la falta de socialización —cuanto más personas distintas hayan interactuado con el minino desde pequeño, más tolerante será al contacto y mejor se relacionará con los diversos humanos, incluidos los niños—, el no haberle enseñado a tiempo a controlar arañazos y mordeduras, pero también la falta de espacio vital, típico de un piso pequeño, la superpoblación, o la ausencia de actividad, pueden explicar la agresividad de un gato.

Pero como en otros órdenes de la vida, las hostilidades, en este caso la furia gatuna con bufidos, mordeduras y arañazos, suele producirse cuando la diplomacia y otras estrategias han fracasado. La agresión más peligrosa es la que deriva de una situación de miedo: ocurre cuando el animal se siente amenazado por un agresor, real o imaginario —alguien que intenta jugar apuntándolo por ejemplo con un palo o un plumero—, que ha franqueado una distancia crítica y se siente sin escapatoria posible. Para evitar una situación así es necesario dejarle siempre una salida para que pueda huir.

“No quiero ser amigo del gato de tus amigos”
El que tus amigos tengan gato no significa que ellos quieran, o puedan, ser amigos también. El carácter territorial del gato es en este caso determinante: felino al fin, el gato no admite, en principio, ningún intruso en su espacio. Lo más probable es que ambos se observen fijamente a distancia y suelten algún bufido a la espera de que el invasor se retire. El gato prefiere ser el único habitante de lo que él considera su territorio. Si es obligado a admitir a otro animal, algo que nunca hará de buena gana, al comienzo se producirán escaramuzas, pero al cabo de algunas semanas acabarán por establecer un pacto de no agresión para compartir el espacio. Pero también puede ocurrir que nunca congenien y “se distinga claramente un agresor y un agredido”, dice el diccionario. “El primero, ansioso, vigila constantemente al otro y lo rechaza de una parte del territorio. El otro, igualmente nervioso, e incluso deprimido, no sale de escondite salvo en ausencia del primero”.

“En esta casa nueva me siento un exiliado”
Te has cambiado de casa, has desechado los muebles viejos y has traído unos nuevos, o te has ido de vacaciones y te has llevado contigo al gato... Un animal tan apegado a su territorio llega a un sitio totalmente nuevo sin olores reconocibles: “He perdido todas mis referencias”, siente el animal. Los menos civilizados puede que busquen hacer nuevos marcajes mediante la orina o arañando los muebles y paredes. “Si el amo no ayuda al gato a encontrar sus marcas, y además lo castiga, ese estado de estrés normalmente pasajero puede convertirse en una verdadera ansiedad”, dice el diccionario. La recomendación es empezar dejándolo en una habitación con sus objetos favoritos para que empiece demarcando un territorio pequeño. Rociar los sitios principales con un aerosol de feromonas faciales tranquilizantes permitirá ayudarlo a encontrar sus marcas.

lunes, 25 de agosto de 2014

Macedonia de hortalizas



La berenjena era desconocida en Europa hasta la invasión islámica de España y Sicilia. Su nombre parece proceder del término indio vangana y su primera mención es en el Libro de la Agricultura del sevillano Abu Zacarías en el siglo XI.

La coliflor, con un supuesto origen en Asia Menor, Libano o Siria, durante milenios su uso fue sólo medicinal para aliviar dolores de cabeza o diarreas. Los romanos, omnívoros convencidos, la popularizaron como alimento.

Las espinacas son otra importación árabe como puente entre su cuna asiática (nepalí) y Al-Andalus. Catalina de Médicis las adoraba, las popularizó en Francia y de ahí parece proceder su elaboración culinaria como espinacas a la florentina.

Los espárragos, en el Egipto antiguo aparecen pintados en prietos manojos, idénticos a los de la frutería moderna. A Hispania los trajeron los romanos, Plinio el Viejo admiraba sus cualidades diuréticas y afrodisiacas. El espárrago blanco es un invento del siglo XIX.